El arte, que siempre intenta imitar la mágica estructura de la naturaleza, es a su vez un vehículo de expresión capaz de ayudarnos a reconocer y disfrutar del entorno que nos rodea, y a tomar conciencia de nuestra responsabilidad de convivir con él de una forma armónica.
El proyecto GAIA nace de la iniciativa de la escultora Rhea Marmentini, de restituir un paisaje degradado, por medio de la creación de una escultura monumental („El Dragón de la Calderona") que estéticamente evoque y mantenga in-situ la expresión natural de las formas orgánicas que pueblan su entorno. Fruto de esta compenetración con el lenguaje „land-art", surge la transformación de una antigua cantera de extracción minera y una grotesca construcción de hormigón, en un dragón que nace de la montaña con espacios interiores destinados a la investigación y a la búsqueda de enlaces entre artes y naturaleza.

El nombre de nuestro proyecto, “GAIA”, tiene connotaciones simbólicas. Antes que nada, es el nombre de la diosa de la Tierra, que junto con Urano “el cielo” configuran el motivo más antiguo referente a la vida en la mitología griega. El concepto GAIA consiste en la visión de un ser de dimensiones planetarias del que todo y todos, en perfecto equilibrio, formamos parte.

IDEARIO

proyecto escultórico: Marmentini Proyecto energético: Judit Nádor Sonoridades: Perico Sambeat

 

 

C.I.A.N.


CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE ARTES Y NATURALEZA


- Gilet-

El enfoque va dirigido a la puesta en practica de actividades didácticas recreativo-naturalisticas que difundan y promuevan la sensibilización sobre la importancia de la biodiversidad y la apreciación y disfrute armonioso del sistema geológico y ecológico de la Sierra Calderona.

 

 

PARQUE DE ESCULTURAS


-EL BESTIARIO-

Como segunda fase del Proyecto Gaia se llevará a cabo un parque de esculturas en piedra representando seres imaginarios: un bestiario integrado y en armonía con el bosque. En sus esculturas se verán representados los distintos materiales geológicos de la Sierra Calderona. Una muestra (in)animada de la riqueza mineral de nuestro entorno y de la simbiosis entre Arte y Naturaleza.


De esta forma el Dragón de la Calderona será la “bestia madre” del resto de las esculturas, su lugar de concepción y nacimiento.

El parque tendrá carácter permanente aunque sus obras se renueven periódicamente, y se proyecta su inauguración para el solsticio de 2011.